El término paso proviene de una antigua analogía de un “tornillo” que era usada para aproximar la función de una hélice. Esta analogía dice que la hélice (tornillo) se enrosca en el agua (tuerca). De hecho, el término apropiado para una hélice es hélice de tornillo.

Al igual que el tornillo, la hélice -en teoría- avanzará hacia adelante una distancia fija por cada vuelta completa. Esta distancia se conoce como paso. El término más preciso sería paso de la cara, definido por los ángulos de la cara de las aspas. Si la hélice avanza 10 pulgadas por cada vuelta; la hélice tiene 10 pulgadas de paso.

En la imagen se muestra la diferencia entre una hélice de 21 pulgadas de paso y 13 pulgadas de paso.

En simples palabras, si tienes una hélice de 15 pulgadas de paso. Cada vez que la hélice gire una vuelta completa, el barco avanzará 15 pulgadas (teóricamente). Después de leer esto podrías pensar “mientras más paso mejor, porque mi barco avanzaría más”, lamentamos informarte que no es así. Si aumentas el paso de una hélice demasiado, sobrecargarás el motor provocando baja velocidad, desgaste en el motor y mucho consumo de combustible.

Para conocer la medida del paso ideal para tu hélice visita la página Conoce tu hélice, llena el formulario que corresponda con el tipo de hélice y te contactaremos lo más rápido posible para ayudarte. Recuerda nuestra asesoría es totalmente gratuita.