Existen muchas dudas alrededor de los ánodos de zinc, desde cómo funcionan hasta cuando debo cambiarlos. Nos hemos dado a la tarea de recopilar las preguntas más frecuentes sobre el zinc, para hacerte la vida un poco más fácil. Si alguna de tus dudas no está aquí no dudes en comentarnos.

¿Qué es un zinc o mejor dicho qué es un ánodo?

Los ánodos son considerados como piezas de sacrificio, es decir, se deben sacrificar para salvaguardar la integridad de las otras piezas.

Popularmente los ánodos se conocen como “zincs”, pero son fabricados en zinc, aluminio y magnesio porque son materiales menos nobles que la mayoría de las partes metálicas de las embarcaciones están fabricadas con aleaciones de cobre, aluminio y acero.

¿Cómo funciona un zinc?

Cuando diferentes metales están en contacto dentro del agua o cerca de ella, generan una corriente eléctrica que siempre fluye del cátodo (el metal más noble) al ánodo (metal menos noble), haciendo que el ánodo se oxide a mayor velocidad que su oxidación natural.

En el caso de los barcos los cátodos serían el casco del barco (acero o aluminio) y el sistema de propulsión (bronces, aceros inoxidables, aluminios, aceros al carbón y otras aleaciones) que son de suma importancia protegerlos para evitar fallos y desgaste prematuros.

¿Cada cuánto cambio los zinc?

Cuando los zincs se han deteriorado más del 50% de su peso original, es tiempo de reemplazarlos. Mantente al pendiente de tus zincs para que planees el cambio de zincs con tiempo y el barco no quede desprotegido de la corrosión.

También es importante verificar que los zincs se vayan desgastando con el tiempo, si no es así tienes algún problema de conexiones de tierra, el zinc no es de buena calidad o está mal instalado.

La mayoría de las embarcaciones cambian sus zincs cada año, pero no deberías apegarte mucho a esta regla porque varía de entre barco y barco. Lo mejor es revisarlos periódicamente.

¿Cuánto zinc debo poner en mi barco?

La cantidad de ánodos de zinc depende del área de superficie a proteger. La superficie de zinc dependerá del tipo de metal que se va a proteger y del tipo de agua, pero puedes comenzar con 3kg de zinc por cada metro cuadrado de superficie a cubrir. Verifica el metal protegido frecuentemente, si muestra corrosión a pesar de tener zinc necesitas incrementar el peso del ánodo de zinc ó instalar una mayor cantidad de zinc.

Los zincs deberían ser reemplazados cuando esta el ánodo se ha desgastado hasta la mitad. Idealmente se quiere que eso ocurra una vez al año. Si tu zinc dura menos del año, necesitas instalar uno con más peso.

¿Puedo pintar los zincs?

No, no lo hagas. Los zincs son inservibles si se cubren con pintura.

¿Ánodo de zinc, aluminio o magnesio?

Zinc: Agua salada

Aluminio: Agua salubre

Magnesio: Agua dulce

¿Qué pasa si no uso zinc?

En embarcaciones de acero y aluminio, la corrosión puede ser identificar como porosidades en el casco, palas de timón, quillas, etc. y como desgaste del casco bajo la pintura. Los poros pueden provocar una filtración debajo de la línea de flotación. Si el desgaste es severo se tendrá que realizar un costoso cambio de fondo.

En embarcaciones de madera y fibra de vidrio, la corrosión se presenta en el sistema de propulsión como las hélices, ejes, espolones, túneles y palas de timón que son costosos de remplazar y vitales para la embarcación. La falla de una hélice o una pala podría provocar consecuencias desastrosas.